Veterinario El Puerto de Santa María: 956875612 info@hospitalveterinariolaarboleda.com

Nuestros veterinarios de El Puerto de Santa María recomiendan que a partir de los 8 años debemos vigilar con más frecuencia a las mascotas para prevenir futuras complicaciones.

 Nuestras mascotas a esa edad son consideradas mayores y su salud se vuelve más susceptible.

Tal y como nos pasa a las personas, cuando las mascotas envejecen se vuelven más propensas a sufrir enfermedades y más tardan en recuperarse de éstas. Los animales mayores, llamados geriátricos, son más sensibles al frío, al calor y a la deshidratación. Además, su sistema inmunitario es menos efectivo frente a los patógenos.

Sus riñones e hígados se deterioran. Cualquier pequeña complicación puede agravar su salud rápidamente. Aparece la artrosis, que afecta a huesos y articulaciones, pudiendo provocarles un gran dolor durante el movimiento.

La agilidad, la rapidez y las ganas de jugar del animal geriátrico no son las mismas que las del animal joven. A partir de cierta edad, según la especie y raza, los esfuerzos físicos dejan de ser aconsejables.

Por ello, para mitigar los efectos de la edad, podemos aportarles suplementos que les ayuden a fortalecer los ligamentos y los cartílagos, como el ácido hialurónico, la condroitina y la glucosamina.

Con el paso del tiempo, su sistema digestivo también va a verse fuertemente afectado. Para atenuar los efectos del envejecimiento, les ofreceremos piensos específicos para animales mayores, habitualmente etiquetados en los envases con el distintivo “senior”. Estos alimentos les ayudarán a mantener su metabolismo en buena forma. Y para reforzar su flora intestinal y de forma ocasional, a los perros y gatos podremos darles un yogur natural sin azúcar.

Los problemas dentales son muy frecuentes con la edad, sobre todo en las razas caninas tipo toy, como los Yorkshire o los Chihuahua. Poco a poco irán perdiendo piezas, lo que les dificultará la masticación de los alimentos. Para ayudarles durante la ingesta, les daremos alimentos húmedos, como latas y sobres de comida, y les ablandaremos el pienso con un poco de agua tibia.

De la misma forma, el riesgo de aparición de tumores aumenta conforme avanza la edad de nuestra mascota, por lo que debemos revisar su cuerpo periódicamente. En el caso de que detectemos masas extrañas o notemos que el animal siente malestar al ser palpado, acudiremos inmediatamente al veterinario para una revisión profesional. No hay que olvidar que la principal causa de muerte en las perras es el cáncer de mama, siendo la esterilización el método de prevención más eficaz.

Finalmente, hemos de tener en cuenta que durante la última etapa de vida de la mascota sucederán situaciones difíciles para todos los miembros de la familia. Debido a ello, no hemos de olvidar que nuestro veterinario será nuestro mejor consejero para hacernos la vida más llevadera a todos.

Disponemos de un test previo DE CONTROL GERIÁTRICO. Rellénalo y envíalo a nuestros veterinarios: si detectan alguna anomalía, contactarán contigo lo antes posible: