Veterinario El Puerto de Santa María: 956875612 info@hospitalveterinariolaarboleda.com

Los ojos de nuestro gato son órganos muy sensibles y susceptibles de sufrir distintas afecciones que, a falta de la necesaria atención y cuidado veterinario, pueden tornarse en patologías graves.

Es por esta razón que resulta importante que estemos atentos al estado de salud de los ojos de nuestro felino y a la aparición de signos que nos puedan revelar que padece problemas oculares. De esta forma, nuestros veterinarios de El Puerto de Santa María podrán actuar de manera rápida, evitando que la afección pueda derivar en problemas más graves y difíciles de tratar. Lee a continuación lo que han preparado para que cuides de tu gato.

Síntomas 

Los principales síntomas de enfermedades oculares en gatos son:

  • Picor y enrojecimiento
  • Inflamación
  • Proliferación de legañas
  • Exceso de lágrimas
  • Ojo turbio u opaco
  • Tono azulado en pupila o iris
  • Secreciones oculares
  • Costras
  • Fotofobia
  • Cierre parcial del ojo

Conjuntivitis

Entre las principales enfermedades que pueden afectar a los ojos de tu gato encontramos la conjuntivitis, que se produce por una infección vírica o bacteriana que ocasiona una inflamación de la membrana conjuntiva, acompañada de ojos llorosos y enrojecimiento.

 

Glaucoma

El glaucoma felino es otra de las patologías oculares más frecuentes en gatos. Se produce por un aumento de la presión intraocular debido a la incapacidad para eliminar el humor acuoso (líquido intraocular presente en la cámara anterior del ojo que hidrata y oxigena distintas partes del ojo como el cristalino y la córnea).

En consecuencia, el nervio óptico se ve progresivamente degenerado lo que puede causar ceguera. El riesgo de sufrir esta patología es mayor en gatos de edad avanzada y puede estar causado por lesiones o traumatismos, así como estar asociado a otras patologías graves, de ahí la importancia de los chequeos periódicos.

Cataratas

Las cataratas consisten en una paulatina pérdida de transparencia del cristalino que en ausencia de atención veterinaria acabarán derivando en ceguera total. Puede estar provocada por factores congénitos, aunque también por heridas o lesiones. Gatos mayores e incluso diabéticos también presentan mayor propensión a parecer esta patología.

Actualmente, el único tratamiento efectivo ante las cataratas en gatos es la cirugía.

Queratitis eosinofílica felina o queratoconjuntivitis

Esta patología ocular, la cual se da casi de forma exclusiva en felinos, está caracterizada por la formación de placas en la córnea del gato. Los síntomas asociados a esta enfermedad son inflamación de la córnea, conjuntiva y tercer párpado, dolor, enrojecimiento ocular, lagrimeo constante, rascado excesivo, fotofobia y cierre parcial o total del ojo.

Úlceras corneales

Las úlceras corneales pueden producirse por distintas causas como traumatismos, lesiones, arañazos, entrada de cuerpos extraños, infecciones bacterianas, entre otras causas. Se trata de una lesión en la superficie ocular del gato que puede ser muy dolorosa dependiendo de la profundidad de las mismas.

Entre sus síntomas destacan el pestañeo y lagrimeo excesivo, rascado constante y secreciones oculares. Ante esta patología el diagnóstico precoz es fundamental que permita atajarla en sus fases iniciales.

Uveítis

La úvea es la capa vascular del ojo que constituye una de las principales barreras frente agentes externos. La uveítis consiste en una inflamación de la úvea, pudiendo extenderse a otras estructuras y partes del ojo, lo que puede ocasionar problemas graves e incluso ceguera, al extenderse la inflamación a la retina.

Esta patología puede estar provocada por enfermedades previas como la Leucemia Felina, PIF (Peritonitis Infecciosa Felina), Micosis o toxoplasmosis, entre otras. También puede estar causada por lesiones derivadas de traumatismos o peleas callejeras.

Entre los síntomas comunes de la uveítis en gatos encontramos dolor, lagrimeo excesivo, fotofobia e hipersensibilidad ocular.

Ante cualquier duda, siempre debes consultar a un profesional veterinario.