Veterinario El Puerto de Santa María: 956875612 info@hospitalveterinariolaarboleda.com

Arya es una westy de 6 años, hace menos de tres meses tuvo que ser intervenida quirúrgicamente por una obstrucción intestinal:

se había tragado un hueso de paraguayo, que por sus características físicas con superficie rugosa y aspera y por sus dimensiones se había quedado parado en un tramo de intestino produciendo una obstrucción completa. 

Tras la cirugía y tratamiento posterior Arya se recuperó por completo pero hace dos semanas volvía a tener signos digestivos y, tras la experiencia previa, sus propietarios no quisieron esperar más y la trajeron rapidamente a nuestro centro.


En la consulta realizamos una exploración completa. Arya presentaba dolor abdominal leve.


Decidimos realizar una ecofrafía abdominal y descubrimos que de nuevo Arya tenía una obstrucción intestinal por una estructura redondeada que se alojaba en el primer tramo de su intestino delgado y no avanzaba. 

Al día siguiente al ver que los síntomas persistían y el cuerpo extraño permanecía en el mismo sitio se le realizó una cirugía para extraerlo. En este caso era una semilla de gran tamaño que luego supimos que pertenecía a un dátil de una palmera del parque donde pasea Arya.

Son frecuentes los casos de perros y gatos que ingieren cuerpos extraños de forma recurrente, en este caso por más cuidado que tuvieron sus propietarios vigilándola en casa y en la calle Arya, volvió a comer algo que le produjo una obstrucción.


Gracias a lo rápido que sus dueños se percataron de que Arya no estaba bien, el intestino no sufrió daños y tras la cirugía Arya se encuentra completamente recuperada en casa.


Esperamos que esta pequeña no nos dé más sustos de este tipo, ni a su familia, que la adora y se preocupan enormemente por ella.