Veterinario El Puerto de Santa María: 956875612 info@hospitalveterinariolaarboleda.com

La ansiedad por separación (APS) es un problema de comportamiento muy común. Algunos autores estiman que este problema supone el 20-40 % de los casos atendidos en centros de referencia y alrededor del 15% en los veterinarios generalistas. Desde nuestro Hospital Veterinario en El Puerto de Santa María te informamos más sobre esta afección.

 

Los perros que presentan este problema manifiestan los síntomas cuando se quedan solos y/o cuando no tienen contacto directo con su propietario. La conducta destructiva, las eliminaciones (heces y orina por toda la casa) y las vocalizaciones son los síntomas más comunes y molestos para los propietarios.  Sin embargo, los perros con APS pueden manifestar muchos otros síntomas como por ejemplo anorexia, hipersalivación, vómitos o cambios en el nivel de actividad.

 

 

Existe una serie de factores que predisponen a la aparición de la ansiedad por separación:

  • Separar al cachorro demasiado pronto de la camada (antes de los 2 meses de vida)
  • Perros que pasan por distintos hogares o perros adoptados.
  • Cambios de vivienda (incluso con la misma familia).
  • Experiencias traumáticas que haya podido tener mientras estaba solo.
  • No haberle acostumbrado de una manera gradual a que se quede solo en casa.
  • Trastornos de ansiedad basados en problemas como depresiones, fobias, disfunción cognitiva, etc.

Para evitar o corregir este problema  podemos seguir las siguientes pautas:

1. Rutina

Antes de salir de casa solemos seguir una rutina: apagar las luces, ponernos el abrigo y zapatos, coger las llaves…). Ellos asocian estas acciones con nuestra partida, por lo que la ansiedad se desencadena antes de irnos cuando ven que nos estamos preparando. Para evitar que se pongan nerviosos antes de tiempo, es aconsejable realizar este ritual en diferentes momentos del día sin salir de casa después, para evitar esa asociación.

 

2. Al irte de casa

Intenta no prestarle demasiada atención antes de salir, si le das mimos y caricias creerá que vas a llevarle contigo y cuando te marches no entenderá por qué no lo has hecho. Este comportamiento es inherente a su naturaleza, ya que sus antepasados los lobos, se dan muestras de afecto cuando van a salir juntos de caza mientras que cuando salen solos ni siquiera se despiden. Por eso, si no te despides al salir entenderá que es porque te vas a ir solo.

 

3. Entretenimiento

Para tenerle entretenido durante tu ausencia puedes darle una golosina duradera o un juguete que le guste al salir de casa, favorecerás una asociación positiva: el perro asociará tu marcha con algo positivo para él. Al regresar a casa es importante que retires el objeto para que no se acostumbre a él o si no perderá el interés y, por tanto, el efecto que genera.

 

4. Al volver al hogar

Cuando vuelvas a casa, aunque te cueste, espera hasta que se relaje para prestarle atención, entonces podremos jugar con él y premiarle con nuestras caricias y palabras de afecto. Espera hasta que se tranquilice ya que de lo contrario pensará que estás aprobando su comportamiento.

 

5. Sin castigos

No castigarle por lo que haya hecho en tu ausencia. Los perros no son capaces de asociar los castigos ni los premios con la acción realizada una vez que ésta ya ha pasado. Si regresas a casa y te encuentras algún desperfecto o algo inadecuado y le regañas el perro no entenderá por qué está siendo castigado, sólo conseguirás confundirlo.

 

6. Ejercicio

Al llegar a casa coge la correa y llévale a dar un buen paseo y al parque para que pueda correr, jugar y socializar con otros perros. El exceso de energía acumulada durante el día genera estrés y ansiedad en el perro, y empeora su conducta. Por eso la actividad física le ayudará a desgastar esa energía y relajarse al llegar a casa.

 

Si estos consejos no sirven de ayuda, consulta con nosotros, podremos recomendarte alguna otra medida para controlar el problema.