Veterinario El Puerto de Santa María: 956875612 info@hospitalveterinariolaarboleda.com

Desde el Hospital Veterinario en El Puerto de Santa María te contamos todo sobre la etapa geriátrica de nuestras mascotas: La vejez es algo que nos cuesta aceptar en la mayoría de los casos, pero nuestro perro, ese amigo peludo inseparable que nos ha acompañado a lo largo de nuestra vida, se hace mayor y ya no persigue la pelota como lo hacía años atrás, pasa muchas más horas durmiendo, no nos recibe en la puerta cuando llegamos a casa después de un lago día y su entrañable rostro comienza a cubrirse de un pelo blanco. 

Se estima que la etapa senior empieza entre los 7 y 9 años en perros de raza mediana o grande y a los 11 en razas pequeñas, con variaciones genéticas y según el estilo de vida que hayan llevado (alimentación, cuidados, entorno…).

El envejecimiento  es un estado fisiológico natural al que hay que intentar llegar en el mejor estado posible. No es sinónimo de enfermedad, pero lo cierto es que son animales caracterizados por su vulnerabilidad, ya que son susceptibles de padecer numerosas patologías derivadas del desgaste natural.

Los encargados de velar por la salud de tu perro pueden detectar de forma prematura estos cambios, ya sea mediante una simple exploración física, o gracias a la ayuda de análisis de sangre, electrocardiogramas, ecocardios y otras pruebas diagnósticas. Por ello es recomendable que al entrar en esta etapa senior lleves a tu fiel amigo al veterinario  al menos un par de veces al año. Cuanto antes descubramos una enfermedad, más eficaces seremos en su tratamiento.

 

Paciente: Aykan, 16 años.

Aunque nosotros no seamos muy conscientes, y para muchos siempre sean eternos cachorros, lo cierto es que  con el paso de los años y especialmente en esta etapa senior, se producen muchos cambios, tanto en su apariencia física como en su organismo. Algunos de estos cambios propios de la edad son:

  • Ganancia o pérdida de peso.
  • Rigidez y dificultad para subir escaleras o saltar sobre superficies elevadas.
  • Pelo mate con aumento de zonas grises, especialmente alrededor del hocico.
  • Reducción o pérdida de visión (suelen aparecer cataratas).
  • Pérdida de olfato. Podemos observar que ya no rastrea como lo hacía antes.
  • Trastornos del sueño. Duermen más de día que de noche.
  • Cambios de conducta. Es posible que comiencen a hacer cosas extrañas como andar en círculos o sentarse de cara a la pared (consecuencia posiblemente de una disfunción cognitiva)
  • Incontinencia urinaria.
  • Enfermedades: cardiacas, renales, respiratorias, gastrointestinales…

Teniendo en cuenta todos estos cambios, debemos actuar en consecuencia y modificar ciertos hábitos para ofrecerles la mejor calidad de vida en esta etapa. 

Actividad física  

Con los años, los perros van disminuyendo su actividad física y se vuelven más lentos y menos activos, por este motivo debemos adaptar el ejercicio para que sigan estando en forma. Un trabajo físico  adecuado a su edad proporciona: 

    – Un correcto tono muscular 

    – Un mantenimiento de la masa corporal  

    – El estímulo adecuado para la circulación

    – y favorece la eliminación de excrementos

Pacientes: Canadá y Kiara.

Nutrición Adaptada

 Los cambios en el metabolismo y en los niveles de actividad, asociados a la edad hacen que engorden o adelgacen. Además sus requerimientos dietéticos se modifican porque se producen cambios en los riñones, el hígado y el corazón fundamentalmente,  de modo, que las necesidades de sodio, fósforo, proteínas y grasas serán diferentes. Así que a la hora de elegir el nuevo pienso debemos tener en cuenta los siguientes factores: (que sea bajo en grasas (para evitar el sobrepeso), que sea de alta digestibilidad, altamente palatable, de fácil masticación (debido a las perdidas dentales),  con un alto aporte de ácidos grasos omega-3 y omega-6 (favorecerá la salud de la piel y ayudará a mantener el pelo brillantes), y en ocasiones que sean húmedos (para compensar la menor ingesta de agua que suelen sufrir a esta edad). Con todo esto ayudaremos a que nuestro perro se mantenga en forma y sano a medida que envejece y que continúe disfrutando de los paseos al aire libre. 

 El veterinario será nuestro mayor aliado y el encargado de aconsejarnos sobre las pautas a seguir en estos casos y prescribirnos, si lo considera oportuno, algún suplemento para potenciar el sistema inmune, reforzar sus articulaciones y demás tratamientos relacionados con las patologías asociadas a la edad y así mejorar la calidad de vida de nuestro abuelete. 

 Y sobre todo sed comprensivos y no dejéis de mimarlos. Ahora más que nunca necesitan de vuestra paciencia y comprensión.

Cualquier consulta no dudes a recurrir a nuestros expertos, ellos te asesorarán con los mejores consejos para tu mascota.