MOQUILLO CANINO

 

     

 

 El moquillo canino es una enfermedad viral de distribución mundial que afecta principalmente al perro doméstico, pero que también afecta algunos mamíferos silvestres, es producido por un morbilivirus, que generalmente se complica por infecciones bacterianas originando un complejo viral – bacteriano. Es una enfermedad sistémica, principalmente con signos respiratorios, digestivos y nerviosos (neumonía , mioclonos ,Conjuntivitis , Calambres ,rinitis, ataxia ,diarrea ,paresia posterior ,tos, disfagia ,vómitos ,disminución del estado de alerta, dermatosis , fotobia , ceguera  y temblores. La enfermedad invade principalmente los epitelios intestinal, urogenital, respiratorio y dérmico (piel y tegumentos), también puede diseminarse hacia el SNC y glándulas endócrinas y exocrinas. El resultado se  manifiesta en signos multisistémicos con una segunda fase febril y un alto grado de mortalidad, por lo general el virus persiste en los tejidos hasta la muerte. El tratamiento de perros con signos neurológicos no es satisfactorio. Los sedantes y anticonvulsivos pueden mejorar los signos clínicos pero no tienen efecto curativo. Sin embargo, los perros con signos nerviosos ocasionalmente se recuperan y la mioclonia y la neuritis óptica avanzan con el tiempo. La encefalitis multifocal progresiva suele conducir a tetraplejía, semicoma e incapacidad, por lo que se aconseja la eutanasia.

Los síntomas varían enormemente dependiendo la cepa viral, la dosis infectiva y de la respuesta inmune de cada paciente. No existe tratamiento antiviral específico

La transmisión ocurre directamente por aerosoles de secreciones respiratorias, o a través de secreciones oculares, orina y heces. Los perros que se recuperan después de la infección son inmunes de por vida y deja de eliminar el agente al medio.

Aunque la inmunidad al moquillo canino inducida por vacunación es prolongada, no es sólida o para toda la vida. Los perros que no reciben vacunaciones periódicas pueden perder su protección e infectarse después de un periodo o evento que conlleve alto estrés, inmunosupresión y exposición en ambientes altamente contaminados.

En algunos casos infecta subclínicamente, eliminando el virus del cuerpo sin mostrar signos de enfermedad.

La inmunización por vacunación es la única forma efectiva de control para el moquillo canino.

El tratamiento es de sostén y de refuerzo inmunitario. Se indica la terapia antibiótica debido a la infección bacteriana secundaria, especialmente del tracto respiratorio y digestivo. Aplicar una adecuada terapia de fluidos y electrolitos encaso de deshidratación.

Causas de infestación por moquillo pueden ser:

Reaparición durante la época de frío, omisión de dosis de refuerzo vacunal en una perrera, perros no controlados (hábito callejero), no seguimiento del programa de vacunación, estrés, inmunodepresión o período crítico.