Un perro de medalla de Oro.

El 30 julio de 2009, el sargento de la Guardia Civil Juan Carlos Alabarces y su perro Ajax buscaban desesperadamente en la localidad de Palmanova (Palma de Mallorca) un segundo explosivo de la banda terrorista ETA. El primero había explotado horas antes en las inmediaciones del cuartel del instituto armado de esta localidad, al suroeste de la isla, y había matado a los agentes Carlos Sáenz de Tejada, de 28 años, y Diego Salva, de 27. 

La segunda bomba lapa resultó estar adosada a los bajos de un todoterreno Nissan Patrol en desuso de la Guardia Civil, estacionado también en las proximidades de otro cuartel. Pero gracias a este pastor alemán, entrenado en la búsqueda y detección de artefactos explosivos, el Grupo Especialista en Desactivación de Explosivos del instituto armado pudo localizar la bomba y hacerla explotar de forma controlada evitando, de este modo, que hubiera más víctimas.

Su providencial olfato le ha valido ahora para ser condecorado con la medalla de oro a la valentía  que concede la organización benéfica Peoples Dispensary for SickAnimals (PDSA). Y que sólo 21 perros en todo el mundo tienen. Según informa la Guardia Civil en un comunicado, Ajax es el primer can de España y el segundo fuera de Reino Unido en recibir dicho galardón; el máximo honor que se puede entregar a un animal por un acto de valor destacado o por una dedicación excepcional al deber y compromiso social y que es el equivalente del mundo animal a la Cruz de San Jorge de Reino Unido, que reconoce actos de valentía realizados por civiles.