Infecciones respiratorias en los niños y el efecto protectivo de perros y gatos.

El contacto con el perro durante el primer año de vida induce a una mayor resistencia a las afecciones respiratorias durante la infancia, según un estudio publicado.                                                                                             

Los niños que viven en estrecho contacto con perros y gatos durante los primeros 12 meses de vida pueden tener una mejor salud y menos probabilidades de desarrollar infecciones respiratorias, con respecto a los niños que no conviven con animales de compañía o no tienen estrecho contacto con los mismos: lo indica un estudio recientemente publicado en Pediatrics.

El estudio ha analizado el posible efecto del contacto con perros y gatos sobre los síntomas respiratorios en los niños durante el primer año de vida, evaluando 397 niños esde el embarazo hasta los 12 meses de edad, y monitorizando el número de contactos con perros y/o gatos que tuviesen en este período de tiempo.

Los autores han podido observar que, aunque las infecciones y los síntomas respiratorios fueran frecuentes en todos los niños durante el primer año de vida, aquellos que mantenían estrecho contacto con perros de forma precoz padecían de forma menos frecuente infecciones respiratorias y además éstas estaban acompañadas de cuadros más leves y menos sintomáticos, Además los niños que mantenían más contacto con las mascotas necesitaban de terapias antibióticas más cortas y más suaves que los niños no expuestos a los perros de forma continuada.

También la frecuencia de las infecciones óticas era considerablemente inferior entre los niños que manenían contactos más precoces y más frecuentes con los perros.

El contacto semanal o anual estaba estrictamente relacionado a la sensibilidad a las enfermedades: mayor contacto, menor morbilidad.

El hipótesis de los Autores consiste en que el contacto precoz con las mascotas puede tener un impacto sobre la madurez del sistema inmune de los niños, que por lo tanto puede proporcionar una mayor resistencia a las infecciones respiratorias y/o a infecciones de mayor brevedad y con cuadros más leves.

El contacto con los perros puede tener un efecto protector para las infecciones respiratorias durante el primer año de vida. Los resultados de este estudio suportan la teoría  que en esta fase de la vida los contactos con las mascotas son muy importantes ya que pueden inducir a una mayor y mejor resistencia frente a las enfermedades infecciosas respiratorias durante la infancia.

                                                                      

“Respiratory Tract Illnesses During the First Year of Life: Effect of Dog and Cat Contacts” Eija Bergroth, Sami Remes, Juha Pekkanen, Timo Kauppila, Gisela Büchele, and Leea Keski-Nisula. Pediatrics; originally published online July 9, 2012.