CUIDADOS PARA EL BIENESTAR EN EL GATO

 El gato es una mascota muy importante en nuestra vida.

Entender su naturaleza y su conducta nos ayudan a comprender en el gato el miedo, el dolor y las reacciones clínicas en su atención médica.

Muchas personas aman a los gatos y es importante conocerlos ante el dolor para reconocer enfermedades que a los propietarios pueden pasarles desapercibidas.

En medicina felina todos somos un equipo: nuestros clientes, el equipo veterinario y los gatos. 

Tenemos que dar información suficiente a los propietarios de gatos para el transporte a la clínica, para que no sea una experiencia  traumática para el gato.

Con los avances en medicina, cirugía felina y equipos veterinarios, los gatos pueden tener una gran longevidad.

Cada vez hay más gatitos y gatos adoptados de refugios, comprados de criadores y personas que los adoptan cuando no tienen dueños.

Debemos plantear un buen plan de salud con nuestra mascota.

Hacer historia completa. Reseña completa. Vacunas. Identificación. Control parasitario. Estado retroviral del paciente. Hacer una pauta de las necesidades del animal.

Hacer un plan de nutrición adecuada con la ingesta calórica.

Planteamiento del control de la fertilidad con cirugía, que es la forma más fácil, efectiva e irreversible de realizarlo.

Plan preventivo  de rutina.

Para mantener buena calidad de vida en el animal, los veterinarios tenemos que dar al propietario un buen apoyo educativo.

Hacer historia médica eficaz cada vez que venga a consulta.

Anamnesis. Exploración. Pruebas complementarias. Diagnóstico del problema. Plan terapéutico adecuado.

En los felinos, los signos de enfermedad a veces son sutiles y los propietarios no notan el problema hasta que no está muy avanzada la enfermedad.

Los gatos sénior pueden requerir una evaluación clínica y pruebas complementarias como de laboratorio más a menudo.

Los datos basales mínimos para la evaluación de gatos de mayor edad son hemograma completo, perfil bioquímica completo (en especial proteínas totales, albúmina, globulina, fosfatasa alcalina, nitrógeno ureico sanguíneo, creatinina, potasio, fósforo, sodio y calcio), análisis de orina, determinación de tiroxina (T4) total. Examen fecal y evaluación del estado retroviral. Medición de presión sanguínea.