Enfermedad cronica de vias respiratorias bajas (asma felino)


asma felino

La enfermedad crónica de vías respiratorias bajas en los gatos comprende un grupo de procesos que afectan desde las vías bajas (bronquíolos) a los pulmones. Este síndrome también se conoce como bronquitis crónica, enfermedad respiratoria alérgica, bronquitis alérgica y asma.

Algunos casos presentan similitudes con el asma humano, razón por la que se denomina también “asma felino”, aunque la mayoría de veces no se confirma que exista una causa alérgica. Suelen ser casos provocados por la inhalación de irritantes como pólenes, humo de cigarrillos, polvo y sprays de limpieza caseros.Las vías aéreas responden a los irritantes mediante la contracción del músculo liso bronquial con la finalidad de evitar que el irritante penetre hasta los pulmones, produciendo moco que envuelva al irritante y provocando tos que lo expela. La contracción del músculo liso, producción de moco e inflamación de las vías aéreas contribuyen todos ellos a un estrechamiento de las vías respiratorias que provoca dificultades en la respiración.

  ¿Puede cualquier gato desarrollar este problema?

La enfermedad respiratoria crónica pueden padecerla gatos de cualquier edad, raza o sexo, aunque la población más afectada son los gatos jóvenes y de edad media. Parece haber una predisposición mayor entre los gatos siameses.

¿Qué signos clínicos pueden mostrar los gatos afectados?

Los signos varían desde una tos crónica y/o sibilancias hasta la aparición súbita de una disnea severa sin síntomas previos. También pueden darse incrementos de la frecuencia (> 30-40 respiraciones por minuto) o esfuerzos respiratorios (sobre todo esfuerzos expiratorios). Los síntomas pueden ir y venir o ser tan leves que el propietario no los detecte hasta pasado cierto tiempo.

  ¿Cómo se diagnostica?

Hay otras enfermedades que pueden cursar con síntomas similares, como las infecciones bacterianas, los cuerpos extraños, la insuficiencia cardiaca, los parásitos respiratorios o el cáncer pulmonar, por lo que antes de diagnosticar la enfermedad respiratoria crónica de vías bajas deberemos descartar todas estas condiciones.