JUGAR CON NUESTRO GATO

¿Cuándo fue la última vez que jugó con su gato? Como nosotros, los gatos construyen relaciones a través del juego, y además esto les divierte mucho. Jugar puede enseñar a su gato una nueva habilidad, como puede ser cobrar una pieza,o puede simplemente ser una manera de dar rienda suelta a su instinto de caza (que puede ser redirigido de forma inapropiada en ocasiones si no se le permite expresarlo).
Los juegos más divertidos están basados en la simulación de la caza y la captura de una presa. Sin embargo, es esencial que no seamos nosotros la presa. La utilización de juguetes nos permite que el gato se centre en el objeto,más que en nuestras manos o pies. Hay una amplia variedad de juguetes para gatos en el mercado y varían de un ratoncito a centros de actividad (ideales para gatos que no salen de casa).

Tipos de Juguetes

Juguetes interactivos

Los hay en forma de alimentadores tipo puzzle, los cuales intermitentemente van premiando al gato con comida. Los hay diseñados para estimular el interés del gato en mover objetos. Algunos de los mejores son aquellas pelotas metidas dentro de un aro, el cual permite que la bola se mueva y el gato intente cogerla.

Varitas y Palitos

Las varitas son ideales para jugar, además son fantásticas para que las utilicen los niños. Normalmente, están construidas con un palito y una cuerda atada en un extremo. Plumas u otros juguetes estarán atados al final de la cuerda para que se puedan mover, mientras los gatitos de la casa cazan el premio del final. Estos juguetes son excelentes para enseñar a los gatos que lo que se caza son los juguetes, mientras nuestras manos y pies quedan fuera de la ecuación.

Juguetes mecanizados y a pilas

Ratones, arañas e incluso ranas mecanizadas se pueden encontrar en el mercado para el divertimento de su gato. Estos ofrecen una distracción real y divertida además de la actividad que generan al gato. Los gatitos pueden estar tentados a abalanzarse sobre estos juguetes y mordisquearlos, por eso es esencial chequear que cada pieza de plástico o cualquiera de sus partes estén fijas y en su sitio. Hay nuevas versiones de estos clásicos como son las pelotas que giran y ruedan aleatoriamente cuando están conectadas. Estas dan mucho juego a los gatos seguros de si mismos, especialmente cuando las metemos dentro de bolsas de papel, sin embargo, vaya con cuidado de no asustar a los gatos más nerviosos, sobre todo las primeras veces que juegue con este artilugio.

Juguetes hechos en casa.

Algunos de los más efectivos y más queridos por los gatos son baratos y hacen la misma función. A muchos gatos les gustan las bolsas de papel, y una bolsa abierta por el fondo puede tener distraído a un gato durante horas. Ponga una pequeña y ligera pelota dentro de la bolsa y la hará mucho más interesante, o ponga la bolsa dentro de una caja de cartón para que el gato tenga que saltar dentro y fuera para jugar con ella. Un trozo largo de cuerda enrollada en una pelota. Estas atraen a la mayoría de gatitos, incluso a los gatos más tímidos, que saldrán de su escondrijo para abalanzarse sobre una de estas. Sin embargo, la seguridad debe ser siempre nuestra prioridad, por ello nunca permita que su gato juegue sin supervisión con estos objetos y tenga la precaución de que siempre sean suficientemente grandes como para evitar su deglución.
Enseñe a su gato a cobrar una pieza.

La facilidad con que enseñe a su gato a cobrar una pieza dependerá en su motivación para jugar y aprender, su confianza en si mismo y hasta cierto punto incluso de su raza. Los gatos Orientales y Burmeses parece ser que cobranlas piezas de forma natural, mientras que otras razas necesitan más tiempo. Sin embargo, coger su pieza es un comportamiento habitual, y muchos gatos pueden volverse adictos a cazar, coger y traer juguetes para que su dueño se los vuelva a tirar. Esto nos da una buena oportunidad para la estimulación y el ejercicio, particularmente para gatos de interior, que necesitan de estos juegos de caza frecuentes para mantenerse contentos y felices.
Tirarle comida.

Si usted alimenta a su gato con un pienso seco completo, no hay ningún motivo por el cual su gato no tenga que cazar un poco para conseguirlo. Más que darle el alimento en un plato, porque no prueba a tirarle o esparcirle la comida por la terraza o jardín, o incluso por el salón, y permite a su gatito buscar las bolitas repartidas. Esto hace que el gato use sus habilidades naturales de caza, su sentido del olfato y por supuesto hace que sus comidas sean más distraídas.
Juegos inapropiados

Curro era un gatito juguetón típico. Obtenido del periódico local a la edad de 9 semanas, fue a parar a una casa llena de niños y adultos. Su juego consistía en cazar y jugar a pelearse, especialmente con el dueño de la casa, quién le permitía y disfrutaba con este pilla-pilla con sus manos. Desgraciadamente, Curro creció, y se volvió más grande y ágil.
Empezó a utilizar sus dientes y sus uñas para los juegos y empezó a hacer daño. Sus dueños dándose cuenta que no era este un comportamiento apropiado, preguntaron a familiares y amigos buscando consejo. Estos respondieron que lo que podían hacer era dar en la nariz a Curro cada vez que este intentara morder. A pesar de lo que se podía pensar, este castigo en lugar de ayudar pareció que hacía empeorar el comportamiento de Curro, por lo que lo volvieron a probar con un periódico enrollado, obteniendo como resultado inmediato que Curro no toleró más los papeles de ningún tipo cerca de él, y se lanzaba a las personas que tenía más cerca con uñas y dientes. Cuando llegaron al punto de empezar a considerar el llevar a Curro a un centro de acogida, la familia finalmente buscó ayuda profesional y fueron instaurados juegos más apropiados. El comportamiento de Curro fue finalmente reconducido pero sólo después que la familia fue reentrenada en la forma de hacer jugar a su gato.